Blog

El concepto de fideicomiso

El concepto de fideicomiso guarda semejanzas y diferencias con otros institutos, tales como el negocio fiduciario, el encargo fiduciario, la fiducia mercantil ,el fideicomiso civil y el fideicomiso de albaceazgo.

  1. Diversas vertientes del negocio fiduciario

En opinión de Carregal constituyen negocios fiduciarios todos los actos o negocios que se caracterizan por la confianza que se deposita en uno de los contratantes, tales como el mandato, el depósito y la prenda con desapoderamiento. Ellos implican una posibilidad de abuso, en el sentido de que el fiduciario podría extralimitarse en sus funciones y actuar en perjuicio de su contraparte. El fideicomiso se incluye dentro de la categoría de negocio fiduciario pues se caracteriza por el factor confianza. No obstante, tras su sanción legislativa y especialmente tratándose de bienes registrables la capacidad de abuso se diluye.[1] 

        2.  Encargo Fiduciario

El encargo fiduciario es un mandato que se acompaña de la entrega de una cosa sin transferencia del derecho propiedad al fiduciario. En consecuencia  la diferencia esencial entre fideicomiso y encargo fiduciario es la transferencia de propiedad, que es característica  del primero y que no existe en el segundo.

En Colombia, la Circular Básica Jurídica 007, dictada por la Superintendencia de Bancos ha precisado la distinción del siguiente modo:

"Se entienden por negocios fiduciarios aquellos actos de confianza en virtud de los cuales una persona entrega a otra uno o más bienes determinados, trasfiriéndole o no la propiedad de los mismos con el propósito de que este cumpla con ellos una finalidad específica, bien sea en beneficio del fideicomitente o de un tercero. Si hay transferencia de la propiedad de los bienes estaremos ante la denominada fiducia mercantil regulada en el artículo 1226 y siguientes del Código de Comercio, fenómeno que no se presenta en los encargos fiduciarios, también instrumentados con apoyo en las normas relativas al mandato, en los cuales solo existe la mera entrega de los bienes".

El encargo fiduciario no está definido de manera formal en la normativa dominicana. No obstante, el Decreto 359-12, sobre Acreditación de Proyectos de Vivienda de Bajo Costo, establece la posibilidad de que se practique la modalidad del fideicomiso de preventas el cual puede implicar que la operación se estructure bajo encargo fiduciario.

       3. Fiducia mercantil

El concepto de fiducia mercantil es sinónimo de lo que en República Dominicana entendemos como fideicomiso. El término se utiliza en otros países para señalar una diferencia con respecto al fideicomiso civil.

      4. Fideicomiso civil

El denominado fideicomiso civil consiste en la transmisión hecha por el fideicomitente del derecho sobre todo o parte de una herencia o sobre uno o varios bienes a otra persona, que se convierte en propietaria fiduciaria, con la carga de transferir los mismos a un beneficiario al verificarse una condición.[2] Como resultado del fideicomiso civil surge una propiedad imperfecta.

El fideicomiso civil es una creación del jurista Andrés Bello que lo introdujo en el Código Civil de Chile y por esa vía llegó a varios países de América Latina.

Acorde con Ochoa existe una diferencia básica entre el fideicomiso civil y el fideicomiso mercantil, en el sentido de que la propiedad fiduciaria, en el primero,  es una propiedad de disfrute en la que el titular está facultado para usar y disfrutar los bienes, en tanto que el segundo solo tiene cargas, puesto que las ventajas económicas derivadas de la utilización y enajenación no le pertenecen. [3]

En República Dominicana no tenemos fideicomiso civil. Entre nosotros, al menos hasta la llegada del fideicomiso, solo existe dominio o propiedad perfecta, de conformidad con los términos del artículo 544 del Código Civil.

      5.Fideicomiso de albaceazgo

De conformidad con el artículo 898 del Código Civil, en República Dominicana el padre puede disponer que una o varias personas administren unos bienes que le son donados pero con la finalidad de restituir tales bienes a los hijos del disponente cuando los mismos lleguen a la mayoría de edad.  La disposición puede ser entre vivos o por causa de muerte.

El receptor de la donación se califica de fiduciario. Puede haber más de un fiduciario. La administración de los fiduciarios puede ser sucesiva o conjunta. El fiduciante puede girar las instrucciones relativas a la administración en el acto de disposición o posteriormente.

La redacción actual del comentado artículo 898 es el resultado de la modificación realizada por la Ley 356 del 31 de octubre de 1940. Se trata de una nueva forma de sustitución fideicomisaria.[4] 

[1] Mario A. Carregal,  El Fideicomiso, teoría y aplicación a los negocios (Buenos Aires: Heliasta, 2008),  p.61, 62.

[2]  Sergio Rodríguez Azuero, Negocios fiduciarios, su significación en América Latina (Bogotá: Legis, 2005), 42.

[3]  Raúl Ochoa Carvajal,  Bienes (Bogotá: Temis, 2011), 136.

[4] Juan Ml. Pellerano Gómez, “El fideicomiso” ,  Listín Diario, 15 de febrero del 1978, citado por Juan Rafael Pacheco hijo en “Introducción del fideicomiso”, 159.

Providing dedicated litigation and commercial legal support.

Call 1 (809) 542 2930

How Can We Help You?

For more information you may contact us from Monday to Friday 8:30 am – 5:30 pm (EST) at the following number:

Office in the Dominican Republic:

Torre Friusa, Suite 12-A, Ave. 27 de Febrero # 228, esquina Ave. Tiradentes, La Esperilla, Santo Domingo, D.N. Dominican Republic

International Mailing Address:

P.O. Box 025522
EPS X15620,
Miami, Fl 33102-5522A

© Copyright 2020 The Del Carpio Office. All Rights Reserved.
Sitemap | Law Firm Essentials by PaperStreet Web Design